Opinión: El Covid-19 marcará un antes y un después en la práctica médica

Por Sergio Montenegro, Fundador y CEO de Integrando Salud

A medida que el mundo se prepara para la propagación de la enfermedad causada por el Coronavirus, los funcionarios de salud pública piden a los médicos y sistemas de salud que adopten un conjunto de herramientas que técnicamente ya están al alcance: los teléfonos inteligentes y las computadoras, mediante los cuales pueden practicarse las videoconsultas.

Es por esto que, según muchos médicos y expertos en salud pública, ha llegado el momento de la Telesalud. Y es que, como se sabe, la videoconsulta y los call centers pueden ser multiplicadores de fuerza que ayudan a proteger a los profesionales de la salud para que no estén directamente expuestos al virus.

Dada sus ventajas, en países como China, Canadá, Israel y Estados Unidos están utilizando estas herramientas para descomprimir los centros de salud y evitar que los pacientes contagien a otras personas. En ambos países se está impulsando a que los pacientes sanos también utilicen la videoconsulta para que puedan permanecer fuera de los hospitales y consultorios médicos. Justamente, esta es una de las principales bondades de la Telemedicina: poder mantener seguras a las personas sanas, sobre todo si tenemos en cuenta que el 80% de los casos de consulta médica pueden ser atendidas de forma remota en vez de presencial.

Para los médicos, la cita a través de videollamada tiene amplias ventajas: evitan contagiarse, canalizan por esta vía consultas que hoy reciben por canales informales, pueden monetizar estas atenciones por distintos medios de pago, e incluso pueden integrarlo con la Historia Clínica Electrónica y de sus pacientes y con su agenda de turnos. Incluso el profesional puede captar la llamada desde cualquier lugar, ya que no hace falta que se encuentre en su consultorio.

Dada la alta penetración de internet que existe actualmente, y que los usuarios ya están acostumbrados a realizar videollamadas con amigos y familiares, la única barrera que existe para el avance de la videoconsulta y otras herramientas de Telemedicina está en la mirada de los profesionales de la salud respecto a cómo aprovechar las herramientas que ya están disponibles en el mercado, no solo para seguir cobrando por sus servicios sino para ofrecer un mejor servicio a sus pacientes y para evitar exponerse físicamente a los brotes existentes.

About the Author

Equipo de Redacción de Integrando Salud.