fbpx
Videoconsultas: las experiencias de varios médicos

Videoconsultas: las experiencias de varios médicos

Desde que comenzó el periodo de distanciamiento social para evitar la propagación del virus Covid-19 se aceleró la adopción de videoconsultas y otras herramientas digitales por parte de los médicos de todas las especialidades. Los motivos de este fenómeno son numerosos: por este medio digital, el profesional de la salud puede canalizar todas las preguntas que hoy le llegan por otras vías como correo electrónico y Whatsapp. Además, puede cobrar por la videoconsulta a través de numerosos medios de pago, entre ellos MercadoPago. Asimismo, varios estudios mencionan que el 80% de las consultas se pueden resolver en forma no presencial con lo cual el paciente puede ser asistido sin moverse de la casa y evitar esperas innecesarias.

Integrando Salud es una organización creada por profesionales de la salud para toda la comunidad sanitaria, que brinda ésta y otras herramientas desde hace años, acompañando estos servicios de otros como tutoriales, webinars y white papers que ofrecen información de valor para todos sus usuarios.
A continuación, algunas experiencias de médicos que ya están utilizando la videoconsulta a diario.

Dr. Mario Fernández

Cardiología

El Dr. Mario Fernández, de Rio Gallegos, Santa Cruz, comenzó a utilizar el sistema de videoconsultas hace dos semanas, a raíz de la cuarentena. “Es una herramienta muy útil para ayudarles a los pacientes a no exponerlos y puedan estar resguardados más si se trata de pacientes de riesgo que por la especialidad, son los más numerosos”, sostiene.
Por supuesto que brindar una consulta presencial es diferente a hacerlo de forma remota, pero para el Dr. Fernández adaptarse al cambio solo es cuestión de tiempo: “Lo mismo sucede cuando se abandona la ficha de papel para pasar a la Historia Clínica Electrónica (HCE). Además, estas tendencias no son pasajeras, sino que llegaron para quedarse”, reflexiona.

Lo mismo sucede con los pacientes ya que, si bien algunos sienten resistencias en un primer momento, más temprano que tarde entienden que esta herramienta es fundamental para evitar más casos fatales que se podrían evitar.

Por el momento, el Dr. Fernández no está cobrando por las videoconsultas pero lo hará en breve ya que ya decidió adoptarla de ahora en adelante, incluso cuando concluya la crisis sanitaria.

A modo de conclusión y respecto al uso de esta solución, sentencia: “Por vía remota puedo atender un problema que quizás no necesitaba un consulta presencial. Sin embargo, es cierto que se pierde un poco ese trato cercano que se genera en el marco del consultorio en la relación entre médico y paciente, donde no solo cuenta el cuerpo sino también el alma”, termina, y agrega que actualmente, al 80% de los casos los resuelve en forma remota, 15% de los pacientes habría que verlos, y el 5% restante hay que derivarlo a la guardia o hacer una interconsulta.

Cardiología

Andrés Cuenca del Rey también es cardiólogo y miembro de la Asociación Cardiológica Argentina (SAC). Además, es pionero en el uso de herramientas digitales ya que utiliza las videoconsultas desde el 2018 a raíz de que tiene muchos pacientes que viajan y, a pesar de la distancia, tienen que hacerse controles de presión arterial.
“En la mayoría de los casos la utilizamos para controlar la presión arterial, evacuar dudas de los pacientes y si necesitan una segunda opinión sobre su salud. También es útil cuando los pacientes solo tienen que mostrar los estudios que se han realizado y para evaluar signos con de insuficiencia cardíaca”.

Dr. Andrés Cuenca del Rey

Cuenca del Rey se ocupa de explicarles a las personas que atiende cuáles son las particularidades de la teleconsulta y cuáles son las diferencias respecto a la consulta presencial. Por este motivo, tanto a él como a sus pacientes les parece “fabuloso” poder utilizar este sistema digital. “Lo que más valoran mis pacientes es que no tienen que trasladarse. Hasta el momento, la persona de mayor edad que atendí tiene 75 años, y nos encontramos virtualmente sin ningún problema”.

Evidentemente, hoy la mayoría de la población cuenta con un celular y una casilla de mail, por lo cual no hay problemas con tomar una videoconsulta, excepto la resistencia al cambio.
Este cardiólogo atiende por videoconsulta tanto a personas que poseen obra social como a particulares, y en este último caso, cobra sus honorarios a través de Mercado Pago. A modo de balance, concluye: “Lo mejor de la teleconsulta es la inmediatez con que llegás a cualquier lugar. Realmente, no le encuentro nada de malo a esta herramienta a la cual solo se ingresa haciendo un clic”.

Infectología

En Misiones reside y atiende en Dr. Fabián Zelaya, que también comenzó a utilizar la videoconsulta cuando comenzó la cuarentena. Él se desempeña en el consultorio de febriles del gobierno de Misiones y en el consultorio virtual para adultos mayores del Instituto de Previsión Social (IPS).

Dr. Fabián Zelaya

Según su experiencia, utilizar la herramienta de videoconsulta de Integrando Salud le resulta muy práctico y sencillo. Lo mismo le han comentado sus pacientes, que son afiliados de IPS.

Al igual que otros entrevistados, Zelaya piensa seguir utilizando la teleconsulta en el futuro ya que, según sus propias palabras, “permite la evaluación inmediata del paciente para saber si necesita ir a una emergencia o no. Además, es ideal para realizar controles de salud en pacientes crónicos sin necesidad de que tengan que moverse de sus domicilios”. En definitiva, según su experiencia les recomienda a sus colegas que prueben implementar esta herramienta a su práctica profesional.

Medicina familiar

Desde hace años la Dra. Claudia Dreyer, que es Médica de Familia y trabaja en la Clínica Monte Grande, en la provincia de Buenos Aires, se apoya en diversas herramientas digitales como los turnos online, entre otros para ofrecer un mejor servicio a sus pacientes. Con el advenimiento de la pandemia, la profesional no dudó en incorporar la videoconsulta de inmediato. “A mí no me costó comenzar a utilizarla, aunque sí a los usuarios mayores, aunque una vez que se acostumbran a este sistema, ¡les encanta!, detalla.

Dra. Claudia Dreyer
Actualmente ella cobra por la videoconsulta lo mismo que percibía por las citas presenciales. “La telemedicina se instaló para siempre. A mí me da mucha seguridad atender de esta manera porque además veo la cara y las expresiones de los pacientes, y es increíble para evitar el movimiento de los pacientes ya que lo combino con el envío de la receta digital a la farmacia, para que paciente retire el medicamento allá”, concluye, con lo cual, considera que se trata de una herramienta fabulosa para que se integre toda la cadena de prestación.

Al unísono, los especialistas le dicen a sus colegas: “no se nieguen a la innovación. La videoconsulta llegó para quedarse y hay que sumarse a esta tendencia cuanto antes. La tecnología avanza y seguirá avanzando con lo que hay que adaptarse a ella y complementarla con la consulta presencial”.

About the Author

Equipo de Redacción de Integrando Salud.