fbpx
Nuestro tratamiento de telecesación tabáquica nos arroja mejores estadísticas comparado con la modalidad presencial

Nuestro tratamiento de telecesación tabáquica nos arroja mejores estadísticas comparado con la modalidad presencial

La creación y funcionamiento del primer centro de salud 100% virtual para ayudar a las personas a dejar de fumar ya es una realidad. Se llama Centro de Telecesación Tabáquica (CETTAB) y está conformado por especialistas que atienden a distancia a los pacientes mediante una plataforma diseñada para este fin.

En esta entrevista, el Director Médico de CETTTAB, Guillermo Espinosa, cuenta todos los detalles sobre esta iniciativa.

 

  • ¿Cuándo se creó y cómo surgió esta idea de realizar una iniciativa virtual?

Si bien los programas de cesación tabáquica eran presenciales hace unos tres años comenzamos con las acciones virtuales para los pacientes que se encuentran en todo el país. Cuando comenzó la pandemia notamos la necesidad de contar con una plataforma específica para llevar adelante estos tratamientos. Esto es así porque hasta el momento usábamos varias herramientas digitales como Skype y correo electrónico, hasta que se nos ocurrió desarrollar una herramienta para brindar una mejor atención a la gente que quiere dejar de fumar.

El objetivo de tener nuestra propia plataforma es poder contar allí con su Historia Clínica Electrónica (HCE) y poder cargar la evolución de los pacientes en tiempo real, entre otros detalles. Con el uso de herramientas digitales fragmentadas, el trabajo era más complicado. Hoy, en la misma plataforma, mientras hablo con el paciente tomo notas, realizo la receta electrónica y se la envío de inmediato.

Hasta el momento, lo que hemos notado es que desde que implementamos esta plataforma de Integrando Salud logramos más fidelidad de los pacientes así como también más continuidad.

 

  • ¿Qué tecnologías se utilizan durante el tratamiento?

Tanto el médico como el paciente solo necesitan un dispositivo con conexión a internet. El médico debe contar con acceso a la plataforma de Integrando Salud, y lo mismo el paciente que, para acceder a la consulta solo debe hacer un clic en el link que le enviamos. La plataforma está alojada en la Nube, con lo cual no hay requerimientos a nivel de equipamiento.

 

  • ¿Cuánto dura el tratamiento?

Depende de los pacientes. Por lo general duran 9 semanas, a lo sumo tres meses. Básicamente, brindamos entrevistas semanales, y el tratamiento incluye el diagnóstico del paciente, la indicación del fármaco, el uso de técnicas cognitivas conductuales y, luego que deja de fumar lo acompañamos durante varias semanas.

 

  • Del total de pacientes, ¿cuántos lograron dejar el cigarrillo?

Empezamos a utilizar esta plataforma hace pocos meses. Nuestras estadísticas indican que este teletratamiento es muy efectivo y la adhesión es mayor comparado con la modalidad virtual que usábamos en la pre-pandemia. Hasta ahora la deserción es cero, y el éxito de los pacientes ronda el 70%, que es un porcentaje altísimo comparado con otras estadísticas porque, por lo general, rondan el 30/40 por ciento.

 

  •  ¿Cuáles son las principales diferencias entre un tratamiento de cesación tabáquica tradicional y uno de telecesación?

La estructura general es básicamente la misma, al igual que la técnica. La diferencia es la accesibilidad, la disponibilidad horaria y la eliminación del transporte. Nosotros hemos migrado lo que hacíamos en presencial al formato virtual. No dejamos nada sin desarrollar. Nuestros tratamientos son individuales y grupales. Incluso en el formato virtual tenemos más herramientas que antes no estaban, como el chat. El tema es que hay pacientes que les cuesta vincularse con los dispositivos y, en estos casos, durante las primeras sesiones necesitan la ayuda de un familiar para que los conecte.

 

  •   ¿Cree usted que la telecesación tabáquica quedará disponible en la pospandemia?

Sí, porque es una herramienta muy útil. Todos los tratamientos de asistencia remota quedarán, no para reemplazar lo presencial, pero sí para brindar una alternativa a personas que no pueden trasladarse o que viven muy lejos.