fbpx
Firma digital: por qué es tan importante para los médicos

Firma digital: por qué es tan importante para los médicos

Por Sergio Montenegro, Fundador y CEO de Integrando Salud

Si bien son muchos los médicos y centros de salud que a partir de la pandemia aceleraron sus procesos de digitalización, hay soluciones que están disponibles desde hace años y que marcan un antes y un después en la práctica médica.

Una de estas tecnologías es la firma digital, que tiene valor jurídico desde el año 2001 tras la Ley 25.506 de Firma Digital. Este elemento es fundamental para que los datos que figuran en una Historia Clínica Electrónica (HCE) no puedan ser puestos en duda desde el punto de vista legal. A esto podemos sumarle que el Código Civil y Comercial de 2015 indica que “en los instrumentos generados por medios electrónicos, el requisito de la firma de una persona queda satisfecho si se utiliza una firma digital, que asegure indubitablemente la autoría e integridad del instrumento”.

Si bien en Argentina el uso de firma digital no es obligatorio en el ámbito de la salud, está claro que tarde o temprano lo será. Esto es así ya que la firma electrónica se emplea para validar que un mensaje o documento provenga de una fuente auténtica y no se haya modificado durante su transmisión. En el contexto de una HCE, la firma digital se aplica a documentos clínicos, siempre y cuando el sistema cuente con un sistema de seguridad que brinde un certificado a la firma.

Por qué es tendencia

La HCE es una solución de software que facilita el registro, almacenamiento, organización y edición de los actos médicos y los datos de salud relacionados con un paciente. Y como tal se constituye en la piedra angular del sistema de información de toda institución del sector. Las experiencias mundiales indican que estas soluciones permiten incrementar la eficiencia y suprimir diferentes errores médicos tales como problemas de transcripción, duplicación de medicaciones o estudios e inconvenientes de legibilidad, entre otros. Además, resultan más costo-efectivas al automatizar diferentes tareas en los consultorios.

A diferencia de la historia clínica en papel, la HCE cuenta con un respaldo en la nube en la que quedan registradas cada una de las modificaciones realizadas al documento, incluyendo los datos de su autor y la fecha de la edición. De esta manera es fácil acreditar la responsabilidad de cada ingreso o eliminación de información.

A la HCE hay que sumarle otras cuestiones que hacen que la firma digital sea hoy más necesaria que nunca antes en el ámbito de la medicina: en julio de 2020 se aprobó en el país la ley 27553 de receta digital, que permite a los médicos, odontólogos y otros profesionales de la salud prescribir recetas en formato electrónico. Para complementar estos avances, la firma digital se presenta como el futuro de la asistencia sanitaria ya que se presenta como una solución para la mejora de la seguridad. Además, facilita la operatoria y abarata costos al evitar los formularios en papel al tiempo que elimina la necesidad de imprimir, escanear y manipular documentos.

En resumen, con la firma digital los profesionales de la salud y proveedores de atención médica podrán acelerar los procesos implicados en la actualización de registros y otros documentos relacionados.