Salud digital: Tendencias 2023

Tras el boom  en el desarrollo de nuevas herramientas digitales vinculadas a la salud relacionada con el contexto de pandemia, la industria del eHealth se encuentra ahora en plena etapa de maduración y consolidación. En tal sentido, el próximo año veremos un avance en distintos aspectos, entre ellos:

Habrá un mayor enfoque en la medicina preventiva

Hace dos o tres décadas cuidar la salud significaba tratar reactivamente la enfermedad. Esta idea de “enfermarse y luego recibir atención” creó una montaña de costos masivos de atención médica y resultados deficientes para los pacientes.

Ahora, las personas están adoptando formas proactivas de mantenerse saludables antes de que algo se convierta en un problema. Para eso, están utilizando dispositivos portátiles de fitness y herramientas de bienestar diario para mantener las rutinas y prevenir problemas crónicos como diabetes, problemas de circulación, deshidratación y depresión. 

Los dispositivos portátiles y las plataformas de salud digital también brindan biomarcadores que indican el bienestar y la enfermedad para permitir a los usuarios ver sus tendencias de salud personales e iluminar los factores de riesgo preventivos de manera temprana. Y debido a que la información se almacena digitalmente, es fácil de compartir esos datos con proveedores y médicos para un análisis de salud más completo. Si, al mismo tiempo, los centros de salud y los médicos cuentan con Historias Clínicas Electrónicas (HCE), el acceso a datos digitalizados potencia la realización de un análisis más asertivo para fortalecer todos los aspectos que hacen a la medicina preventiva.

Los desarrollos tecnológicos de industrias inesperadas permitirán que las empresas de salud digital sean más sofisticadas

Los conocimientos derivados de los videojuegos, la realidad virtual y otros recursos digitales brindan a las empresas datos de usuario increíbles que muestran las formas en que las personas usan la tecnología: qué se puede usar y qué no. 

Dicho esto, la mejora en dispositivos que están al alcance de la mano, como las cámaras de los smarthpone, que incluyen “modo oscuro”, captura de imágenes panorámicas y video en alta calidad, harán evolucionar las pruebas de salud digital para proporcionar información más útil, precisa, precisa y atractiva para los usuarios. De la misma manera permite que las videoconsultas médicas sean más efectivas para casos sustancialmente visuales como pueden ser las citas dermatológicas.

Medicina de precisión

A mayor cantidad de datos sobre los pacientes, se incrementa la necesidad de organizarlos así como también de analizarlos para llegar a conclusiones más precisas. En este contexto crece el uso de herramientas de big data para desentrañar el conocimiento que está oculto en esos cúmulos datos.

Frente a este situación, el big data es una compilación de múltiples vías de información. De esta manera, por ejemplo, existen alertas que el médico puede recibir en tiempo real sobre posibles errores en la medicación; o sobre determinados medicamentos que conviene evitar en el paciente según su historia clínica. Otro caso: si se analizan los datos de muchos pacientes es posible detectar prevalencia de distintas patologías en una población determinada en comparación con otra.

En Integrando Salud nos emocionada  ver cómo se transformará la salud digital durante el próximo año, y estamos agradecidos con las numerosas organizaciones y los miles de médicos con los que trabajamos juntos para hacer que la atención médica sea más accesible para todos.